Agro  

El Gobierno cree que el precio de los alimentos comenzará a bajar a partir de enero del próximo año

El Gobierno cree que el precio de los alimentos comenzará a bajar a partir de enero del próximo año


El Gobierno calcula que el precio de los alimentos bajará «de forma significativa» a partir de enero de 2023, al tiempo que atribuye su récord de inflación (15,4% anual en octubre) a un problema de costes pero no de márgenes en la cadena alimentaria.

Así lo ha indicado este miércoles el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luís Planas, antes de presidir los consejos consultivos y la jornada sectorial con los Consejeros de Agricultura y Pesca de las Comunidades Autónomas.

lo hizo el ministro pronóstico sobre la posible caída de los precios de los alimentos una vez que comience el añoa la espera de lo que resta de 2022 -con la Navidad a la vuelta de la esquina- los precios se «estabilizarán», en una rueda de prensa previa a la reunión.

En cualquier caso, el hecho de que los datos del IPC de alimentos publicados ayer tuvieran que enmarcarse dentro «un problema de costes» y no de «márgenes de negocio» Por tanto, la Ley de Cadenas reformada está “funcionando correctamente, con transparencia y equilibrio”.

Ante este escenario inflacionario, pidió la responsabilidad de «todos» los que intervienen en la cadena alimentaria y en especial de los que «tienen más peso» en ella para que «den el paso de intentar limitar las subidas de precios a los consumidores».

El Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luís Planas. EFE/Rodrigo Jiménez

En su análisis, el ministro subrayó que este aumento se debe a las consecuencias de la guerra en Ucrania por el aumento de los precios de la energía y otros insumos como cereales y fertilizantes; y el efecto de la sequía y las altas temperaturas en la reducción de los rendimientos.

Son dos factores que están afectando a toda la UE y no solo a España porque, de hecho, hay países como Alemania o Portugal con un incremento anual de los precios de los alimentos superior al de España y otros «significativos» como Italia, Grecia o Francia. cercano a los datos de inflación en España.

En su discurso, detalló lo que la inflación de los alimentos más caros se debe (azúcar, cítricos, grasas vegetales, carnes, lácteos y legumbres) que responde precisamente a la influencia, en mayor o menor medida, de la sequía o de las consecuencias de la guerra sobre los costes de producción.

Por otro lado, se refirió a la cancelación de la huelga de los transportistas un día después de su inicio, lo que Planas considera «una buena noticia» porque «no era el momento», aunque «es legítimo plantear cualquier queja».

Ha valorado las medidas y ayudas directas que el Gobierno ha dado al sector del transporte para solucionar sus problemas.

opinión de la industria

Sector consumo masivo ve «imposible» evitar altos precios de los alimentos tras reducir «mucho» sus márgenes en un año y establecer planes de contención de costes en sus empresas, según explicó este martes el presidente de Aecoc, Ignacio González.

En su intervención en el II Gran Foro Minorista de The Economist, González insistió en que la situación inflacionaria que arrastra desde hace un año y para la que no espera un futuro optimista es ahora «una crisis de consumo» en la que El sector no se “siente cómodo” ni se “beneficia” porque es una “víctima” más🇧🇷

Esto contrasta con la opinión de la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, quien tras conocer el dato récord del IPC de alimentos en octubre (+15,4) recuperó, a través de su cuenta de Twitter, su idea de una compra básica y variada. cesta e instó a las grandes cadenas de distribución a actuar «ya».

Como ha señalado González, no hay empresa que no haya intentado absorber su incremento de costes primero, con planes de reducción y luego con la reducción de sus márgenes que, según él, han caído «mucho en un año».

“La cadena de valor no puede continuar soportando costos crecientes”lamentó González, tras augurar un final de año y Navidad complicado y pedir al Gobierno que asuma «su responsabilidad» en un momento en el que la recaudación de impuestos directos aumenta como consecuencia de la subida de precios.

En este sentido, se ha esforzado mucho en su petición de reducción temporal del IVA de los alimentos gravados del 10% al 4% -como carnes, pescados y embutidos-, tal y como llevan meses reclamando, así como el alivio de la presión regulatoria que impacta totalmente al sector como el establecimiento del impuesto al plástico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.