«A veces querer es dejar marchar»

«A veces querer es dejar marchar»

«Me quité un peso de encima, estos meses fueron duros»

El central disputó 84 minutos en el 2-0 ante el Almería y recibió un emotivo homenaje en el Camp Nou

Santander, 6 de noviembre (Diario de Cantabria) –

El central del FC Barcelona Gerard Piqué vivió este sábado una emotiva despedida del Camp Nou, con una vuelta de honor y unas palabras de agradecimiento y cariño al equipo culé, tras la victoria (2-0) sobre el Almería en la que disputó 84 minutos. aunque también reconoció la sensación de «liberación» en su despedida.

«A veces querer es soltar», dijo tras el partido, dirigiéndose a 92.000 aficionados, antes de romper en llanto. El ‘3’ azulgrana disputó su último partido en el Camp Nou, a la espera de saber si jugará contra Osasuna, después de que su entrenador, Xavi Hernández, dijera el viernes que sí.

Piqué anunció este jueves de forma inesperada su salida del fútbol, ​​sin dar muchos detalles, solo que el Almería sería su último partido en el Camp Nou. Xavi le puso de titular y el partido acabó con una plácida victoria de los locales que les situó en lo más alto de LaLiga Santander a la espera de lo que haga el Real Madrid.

Los homenajes comenzaron antes del partido, con una lona en el centro del campo con el lema ‘Sempr3’ y todos los jugadores del Barça vistiendo la camiseta con ‘Piqué’ en la espalda. La grada también le acompañó en todo momento, con aplausos cada vez que tocaba el balón, aunque poco a poco el juego fue ganando protagonismo.

Piqué jugó bien, aunque el Barça tuvo poco trabajo en defensa, y en el minuto 84 el internacional español fue sustituido por Christensen. Fue otro momento de fuertes emociones para el catalán, con abrazos de todos sus compañeros, besos y lágrimas, y el tremendo aplauso a la canción «Piqué, Piqué, ‘Pickenbauer'».

Con el pitido final, el capitán azulgrana volvió este sábado al campo y sus compañeros no tardaron en frenarle. Posteriormente, Piqué, con el resto del equipo detrás, dio una vuelta de honor por el estadio saludando a la afición y tomó la palabra para cantar una breve pero emotiva despedida, empezando por el agradecimiento.

“Una relación de amor, con tanta pasión como la que hay entre el Barça y yo, era el momento de darnos espacio, de darnos aire. Estoy convencido de que volveré a estar aquí. Me voy a morir aquí. Visca Barça», dijo.

El defensa abandonó el campo con el pasillo y los aplausos del cuerpo técnico y del resto del elenco, aunque después volvió a recibir el cariño de familiares y amigos en la grada y en el terreno de juego. Posteriormente, Piqué tuvo un acto con la Junta Directiva en la zona de caja, ya alterados y digiriendo una noche que no olvidará, con la entrega de una placa del presidente, Joan Laporta.

Con el Camp Nou casi a oscuras, Piqué contestó a los micrófonos del Dazn. “Siempre es difícil despedirse. Se ganó, un buen partido, me sentí bien. La gente ha estado con el equipo, con esa conexión que hay desde el primer día hasta el último”, dijo el central, acompañado del el ‘comentarista’ David Villa, destacando las amistades que ha hecho a lo largo de su carrera y sincerándose sobre los últimos meses ‘difíciles’, con el punto final de alivio.

“No pensé en retirarme. Siempre he sido muy claro conmigo mismo. Estos últimos seis meses han sido difíciles. Hoy fue una liberación. Me llevo ese recuerdo inolvidable y la vida sigue. mil cosas. Esta es mi casa y en algún momento volveré, era hora de separarnos por un tiempo. Me quité un peso de encima, estos meses no fueron fáciles. Estaba feliz de haberlo dado todo”, expresó. concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.