Hay que seguir como una apisonadora y aprovechar este gran momento

Hay que seguir como una apisonadora y aprovechar este gran momento

“Es mi último Mundial y quiero salir con estilo”

BARCELONA, 31 de enero (EUROPA PRESS)-

El internacional español de waterpolo Blai Mallarach garantiza que el equipo debe “seguir siendo un gigante” y buscar el oro mundial en el próximo Mundial, en Doha (Qatar), tras conseguir poner fin al histórico bajón de la Eurocopa, y añadió que Este peculiar 2024, que incluye también los Juegos Olímpicos de París, será su “último baile” a nivel nacional.

“Para mí ya digo que sí, este Mundial es mi último baile, cien por cien. Por mi edad, físico, cerebro, todo, creo que tendré que dar un paso al margen después de los Juegos Olímpicos y también quiero empezar otros proyectos a nivel personal”, reconoció en una entrevista con Europa Press.

Mallarach, nacido en Olot y de 36 años, cree que París 2024, que será su cuarta y última cita olímpica tras las de Londres, Río y Tokio, debe ser el broche a una larga trayectoria con España, siendo artífice de muchos de éxitos recientes, incluido el pasado europeo de Croacia.

“Lo que quiero es salir con estilo, no arrepentirme, no mirar atrás y no arrastrarme unos años queriendo ser lo que fui”, afirmó el jugador catalán, que quiere sumar dos medallas finales, esas desde la Copa Mundial de la FIFA Doha y los Juegos de París 2024, hasta su larga lista de medallas.

Por ahora, el último logro fue el oro en el Campeonato Europeo de este mes, al vencer a la anfitriona Croacia en Zagreb. El primer oro continental para España. “Hicimos historia, es la primera vez que ganamos una Eurocopa. E históricamente, la Eurocopa siempre es más complicada porque hay equipos más fuertes, por lo que la competitividad aumenta. y te guste o no, el listón está un poco más bajo», señaló.

Y con esa mentalidad ambiciosa, ganadora y potente llegarán a Doha, casi sin descanso tras la Eurocopa. “La verdad es que estamos bien, intentaremos aprovechar el impulso. En este año tan atípico que llevamos en el mundo del waterpolo, con los Juegos Europeos, Mundiales y Olímpicos, teníamos previsto desde el principio intentar ganar las tres competiciones y en ese momento logramos la primera”, celebró.

“En los últimos años hemos cambiado un poco la forma de jugar. Estamos aplicando diferentes variables tácticas que estamos viendo que otros equipos están copiando, analizando y aplicando a su juego. Tenemos un equipo muy fuerte, tenemos grandes jugadores. Lo bueno que tenemos es que no dependemos simplemente de un jugador«, argumentó Mallarach, uno de los veteranos de un entrenador, David Martín, con quien compartió vestuario y piscina.

“Tenemos varios jugadores y si miras las últimas competiciones nunca ha habido un jugador claro quién es el más importante, pero un día aparece Felipe, un día aparece Álvaro, un día aparece Munárriz, un día aparece Sanahuja, un día Marco dos goles. Eso es lo que hace que sea tan difícil jugar contra nosotros, tenemos muchas variables tácticas y también tenemos mucha calidad que nos hace más impredecibles», añadió.

Dentro del bloque ganador europeo hay un presente y un futuro. Más que un equipo, es una familia y, para Mallarach, es algo que les hace más fuertes. «Los mayores se llevan bien con los jóvenes. Somos un equipo. Tenemos jugadores que están, digamos, en su óptimo, en su ‘mejor’ por su edad, experiencia y calidad física, como Munárriz, Larumbe, Roger Tahull o Álvaro Granados, que está explotando. Ahora lo más difícil es mantenerse y demostrar que puede estar muchos años arriba”, observó.

Además, cree que hay muchos países que ya temen a España, y más después del oro continental. “Lo que vemos es que nuestros rivales ya vienen a jugar con nosotros con un poco de mentalidad perdedora, porque saben que si el partido se complica muchas veces tiran la toalla y vemos que encajan goles fáciles que para nosotros son un regalo y luego podemos ir al marcador. Entonces esto de alguna manera es beneficioso, no nos perjudica”, aseguró.

“De momento no ha sido una losa porque creo que hemos demostrado en los últimos años que siempre estamos llegando a lo más alto, las victorias no nos han afectado y las derrotas tampoco. Aprovechad este gran momento que estamos viviendo», aseguró un ambicioso Blai Mallarach que, pensando en aquel último baile en París, quiere seguir siendo importante en los éxitos del waterpolo masculino español.