BBVA Research eleva sus previsiones de crecimiento para 2022 al 4,6% y al 1,2% 2023

BBVA Research eleva sus previsiones de crecimiento para 2022 al 4,6% y al 1,2% 2023

Pide «cuidado» con la subida del Salario Mínimo Interprofesional para minimizar el impacto en el empleo

Santander, 1 (Diario de Cantabria)

BBVA Research ha revisado al alza su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) español en 2022 y 2023 hasta el 4,6% y el 1,2%, respectivamente, constatando que la economía aguanta mejor de lo esperado y que la probabilidad de contracción de la actividad se reduce ligeramente .

Además, la economía mejorará a medida que se disipen algunas de las incertidumbres que afectan a familias y empresas, lo que impulsará el crecimiento del PIB en 2024 hasta el 3,4%, ha señalado el director de BBVA Research y economista jefe del Grupo BBVA, Jorge Sicilia, durante la rueda de prensa de presentación del nuevo informe sobre la ‘Situación en España’.

Las revisiones al alza de 0,2 puntos porcentuales en los bienios 2022 y 2023 a 4,6% y 1,2% responden a que las estimaciones en tiempo real de crecimiento del cuarto trimestre muestran que la economía se está comportando mejor de lo esperado.

De confirmarse las tendencias actuales, el PIB estaría prácticamente estancado o podría registrar un crecimiento similar al del trimestre anterior, frente a la moderada caída (-0,3%) prevista hace dos meses, aunque caería en el primer trimestre de 2023.

Estas perspectivas coinciden con las estimaciones transmitidas esta semana por el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, quien adelantó que el PIB del cuarto trimestre podría registrar un ligero crecimiento, similar al registrado en el tercero (0,2%).

Aunque los indicadores de confianza muestran un deterioro, BBVA Research destacó que los datos de actividad siguen resistiendo y, en particular, el empleo está mostrando un desempeño inusualmente positivo en la parte final del año.

La evolución de la afiliación a la Seguridad Social y del paro registrada en octubre y noviembre sería consistente con el crecimiento del PIB en el cuarto trimestre si la relación entre ambas variables se mantuviera antes de la entrada en vigor de la última reforma laboral. “Sin embargo, existen dudas sobre el mantenimiento de esta relación”, advirtieron los economistas.

En ese sentido, los expertos explicaron que muchas personas se fueron a un estado donde, aún con contrato, no trabajan, esperando la recuperación estacional de la demanda en el sector servicios. “Los contratos indefinidos discontinuos permiten esta situación manteniendo la relación laboral con la empresa”, señala el informe.

Para BBVA Research, estos cambios estructurales son difíciles de medir en tiempo real, pero considera que la relación entre empleo y actividad cambió con la reforma y, por tanto, desde esta perspectiva, “un práctico estancamiento del PIB en el cuarto trimestre del año que el crecimiento».

«CUIDADO» CON EL AUMENTO DEL SMI

En cuanto a la subida del Salario Mínimo Interprofesional, aunque BBVA Research entiende que debería subir para el año que viene para compensar el deterioro que provoca el aumento de los precios, insiste en que hay que tener «cuidado» con esta subida para minimizar el impacto en las condiciones de empleo.

Además, los economistas señalaron que el objetivo del SMI de alcanzar el 60% del salario medio «ya se ha alcanzado y superado» en algunas regiones. Además, han insistido en que la subida del SMI «no es la única política de ingresos» para hacer frente a esta situación y defienden, por ejemplo, la concesión de ayudas a algunos colectivos a través de complementos salariales financiados con fondos públicos.

UNA CONTRACCIÓN TODAVÍA ES POSIBLE EN LOS PRÓXIMOS MESES

En cualquier caso, BBVA ha subrayado que «no se puede descartar» que el PIB se contraiga en los próximos meses, ya que la entrada en recesión de la zona euro y el agotamiento de la recuperación del turismo contribuirán a que el crecimiento de la demanda exterior sea negativo. en 2023 y 2024.

A su vez, los expertos advierten que el gasto de los hogares se verá afectado por la subida de precios, mayor incertidumbre, ralentización del empleo y subidas de tipos de interés.

En el lado positivo, los especialistas señalan que la producción de vehículos automotores comienza a recuperarse y puede traer sorpresas positivas en los próximos años. Si se confirma que existe nuevamente un flujo comercial ininterrumpido en el sector, podría comenzar a surgir una demanda reprimida a medida que aumenta la oferta. En particular, las matriculaciones de turismos podrían aumentar entre un 10% y un 25% en 2023.

LA INFLACIÓN CAE, PERO LA INFLACIÓN SUBYACENTE SERÁ DIFÍCIL DE CONTENER

Por su parte, BBVA Research prevé que el Índice de Precios de Consumo (IPC) aumente, de media, un 4% en 2023 y un 2,8% en 2024, tras subir un 8,5% en 2022.

Entre los factores que explicarían esta evolución estarían la reducción del precio del gas y los combustibles, la desaparición paulatina de los cuellos de botella, así como la ralentización de la demanda interna y la devaluación de los servicios turísticos por la caída de la renta disponible. Europa y mayor competencia de destinos alternativos.

Por parte del sector público, el déficit se mantiene bajo. Sin embargo, en términos estructurales, las estimaciones de BBVA Research apuntan a un aumento del déficit estructural en 2023 respecto a 2019. La política fiscal seguirá siendo expansiva durante los próximos dos años, gracias a las transferencias recibidas por parte de los fondos NextGenerationEU (NGEU).

RIESGOS A LA BAJA

Pese a las mejores previsiones para este año y el próximo, BBVA Research insiste en que existen varios riesgos a la baja. Entre otros factores, la pérdida de competitividad y poder adquisitivo podría extenderse si se produce un mayor deterioro de la situación geopolítica, la inflación podría mantenerse elevada por el impacto de la negociación colectiva y la capacidad de generar empleo podría verse limitada en los próximos años.

Asimismo, advirtieron que la política monetaria del BCE podría ser aún más restrictiva, y es necesario prestar atención a la sostenibilidad de las finanzas públicas, así como a la evolución del sector turístico.