Guindos (BCE) señala a los bancos españoles por «quedarse atrás» a la hora de retribuir los depósitos

Guindos (BCE) señala a los bancos españoles por «quedarse atrás» a la hora de retribuir los depósitos

MADRID, 29 de noviembre. (PRENSA EUROPA) –

Los bancos españoles “llegan tarde” a trasladar la subida de los tipos de interés a los depósitos, según el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos.

“En algunos países, los bancos tienen prisa por ajustar los tipos de interés de los depósitos, y en otros, como España, lo hacen tarde”, reconoce en una entrevista con los diarios belgas ‘De Standaard’ y ‘La Libre Belgique.

En este sentido, el exministro de Economía español insiste en que cuando el BCE aumenta los tipos de interés, «es para los prestatarios y los ahorradores», por lo que si los tipos de interés aumentan, se espera que la remuneración de los depósitos haga lo mismo.

“La remuneración de las cuentas de ahorro debe reflejar nuestros tipos de interés”, argumenta Guindos, para quien este proceso forma parte de la transmisión de la política monetaria, ya que si el ahorro se vuelve más atractivo, los consumidores gastarán menos, lo que reducirá la demanda y es lo que pretende para reducir la inflación.

Sin embargo, el vicepresidente del BCE reconoce que los bancos están retrasando la transferencia de tipos de interés más altos a los ahorradores.

“Pueden hacerlo porque todavía se benefician de abundante liquidez en este momento. Pero también estamos tomando medidas para reducir el exceso de liquidez, de modo que tarde o temprano los tipos de interés más altos en las cuentas de ahorro se conviertan en una realidad”, advierte.

Por tanto, para Guindos, es probable que la rentabilidad del sector bancario de la eurozona vuelva a caer a largo plazo debido a la desaceleración de la economía, lo que aumentará la morosidad, además del impacto de tener que pagar más para atraer depósitos.

“La alta rentabilidad de los bancos no es sostenible. De hecho, los mercados financieros ya están convencidos de ello, ya que las valoraciones de las acciones bancarias no reflejan en modo alguno expectativas de elevados beneficios”, concluye.
?