Decaen las enmiendas de PP, Vox, Cs, Junts y la CUP a la proposición que deroga el delito de sedición

Decaen las enmiendas de PP, Vox, Cs, Junts y la CUP a la proposición que deroga el delito de sedición

El PP acusa al PSOE de querer favorecer a sus militantes y avanza que cuando lleguen al Gobierno recuperarán la sedición en el Código Penal

Santander, 1 de diciembre (Diario de Cantabria) –

El pleno del Congreso rechazó este jueves las cinco enmiendas totales con texto alternativo registradas por PP, Vox, Ciudadanos, Junts y CUP al proyecto de ley de PSOE y Podemos que pone fin al delito de sedición por el que los líderes del partido independentista catalán proceso.

Durante la defensa de la enmienda al conjunto del PP -que ha encontrado apoyo en Vox, Cs, Foro Asturias, Navarra Suma, Partido Regionalista de Cantabria y Coalición Canaria-, el secretario general del Grupo Popular, Carlos Rojas, indicó que el Ejecutivo socialista ha sido retratado porque el delito de sedición solo genera problemas a los condenados, “los socios parlamentarios de este Gobierno”, en alusión a ERC. Y ya avisó de que cuando el PP vuelva a gobernar, «el delito de sedición volverá al Código Penal».

Rojas pone feo al Gobierno porque tiene prisa por derogar el delito de sedición, pero no rectificar lo que se conoce como ley del ‘sí solo es sí’, y señaló que esa derogación es realmente un «pago al independentismo». porque, beneficiando a los separatistas, reciben su apoyo. «Se acabó su crédito con los españoles», advirtió.

También aprovechó para criticar que el Gobierno hubiera designado para el Tribunal Constitucional al autor de los indultos a los independentistas cuando era ministro de Justicia, Juan Carlos Campo. “Es improcedente, ¿qué garantía de imparcialidad tendrán los recursos que lleguen?”, se preguntó. En ese sentido, se pregunta si el próximo paso será que Sánchez se postule a la presidencia del TC.

La propuesta del PP era dejar sin cambios las penas previstas actualmente para la sedición; añadiendo como delito la celebración ilegal de referéndums –algo que Rojas recordó que el PSOE defendió en la última campaña electoral–; y sancionar a los condenados por homicidio que además oculten el cadáver con prisión permanente sujeta a revisión.

UN GOBIERNO «ARRODILLADO»

El texto alternativo de Ciudadanos fue apoyado por Vox, Navarra Suma, Foro Asturias y Coalición Canaria, pero obtuvo la abstención del PP, que hizo lo mismo ante la propuesta de Vox, rechazada por Ciudadanos.

La presidenta de la formación ‘naranja’, Inés Arrimadas, calificó la revocación de una infamia y garantizó que, con esta reforma, el Ejecutivo se «arrodilla» ante los independentistas que en 2017 dieron «un golpe de Estado».

En la cola acusó a Pedro Sánchez de «deslegitimar a los jueces para que cuando los separatistas vayan a Europa tengan un poco más de comprensión». “Sánchez es el mejor ministro de Asuntos Exteriores”, ha dicho, y ha añadido que el Gobierno “ataca” a los catalanes y está del lado equivocado de la historia.

Además, Arrimadas acusó al Ejecutivo de encubrir a sus socios y tras mencionar que un diputado de Bildu fue condenado por enaltecimiento del terrorismo y que Arnaldo Otegi fue condenado por secuestro, señaló que más correcto que llamar «filetarras» a los socios de Sánchez es calificar como «miembros claros de ETA».

Ciudadanos buscó con su texto aumentar las penas en caso de que se repitieran los hechos de 2017, pues su idea es que estos episodios ahora puedan enmarcarse en el delito de rebelión, que es más agravado. Y añadió la imposibilidad de prescribir al evadir a la justicia española, en referencia a Carles Puigdemont y al resto de exministros prófugos.

En defensa del texto de Vox, su portavoz de Justicia e Interior, Javier Ortega Smith, indicó que el Gobierno quiere revocar la sedición para avanzar con los Presupuestos, y lamentó que ello favorezca a «los prófugos» y condenados del proceso porque ven su inhabilitación reducida.

Asimismo, considera que tendrá «un efecto de convocatoria de un golpe de Estado», por lo que ha defendido «expulsar de Moncloa lo antes posible a quienes quieran entregar abiertamente a España a quienes buscan su destrucción».

«UN FRAUDE» PARA JUNTOS

En cuanto a las otras dos enmiendas presentadas, la de Junts y la de la CUP, tampoco recibieron suficiente apoyo. Junts, de hecho, sólo recibió el apoyo de la CUP, mientras que ERC, PDeCAT, PNV y BNG optaron por la abstención, y el resto votaron en contra. Por su parte, la CUP alternativa fue respaldada por Junts, Más País, Compromís y BNG, mientras que ERC y Bildu se abstuvieron.

El diputado de las Junts (ubicado en el Grupo Plural) Josep Pagès defendió su enmienda porque la reforma de los grupos de Gobierno «es un fraude» que amplía la criminalización de las conductas democráticas y no supone acabar con la distancia que existe con los estándares europeos en este asunto

También advierte que con la reforma «se da un nuevo juguete a los jueces, y se da carta blanca a su probada voluntad represora», por lo que propuso «la derogación pura y simple del delito de sedición», revisando las sentencias, anular el expediente del proceso penal, extinguir el proceso y limitar la rebelión a un levantamiento con armas.

La diputada de la CUP Mireia Vehi ha señalado que la reforma «amenaza el derecho a la manifestación» y ha apostado a que el Gobierno responderá así a lo conseguido con el ‘tsunami democrático’ porque el PSOE teme que se produzca una desobediencia civil el motor del cambio. “Se busca desdemocratizar la sociedad, quitarle el poder al pueblo”, declaró.

UN PAÍS PLURAL

Por su parte, el diputado socialista Felipe Sicilia respondió fundamentalmente al PP, acusándolo de hablar catalán sobre todo cuando está en el Gobierno -en referencia a unas declaraciones del expresidente Aznar- mientras que cuando está en la oposición «utiliza la lengua para enfrentarse a los Catalanes y de cara al país».

A su juicio, siempre ha habido tensiones territoriales, y la diferencia entre la actuación del Gobierno de Sánchez y la de la derecha es que esta última «nunca entendió que el país es plural, diverso y diferente», por eso lo son». incapaz de gestionar cualquier cuestión territorial». . “Usted quiere llevar a la justicia lo que no puede conseguir en las urnas ni en esta cámara, por eso no quiere cambiar el CGPJ, porque siempre lo tiene como último recurso”, dijo.

Además, ha destacado que tiene razón en que el PP prefiera «la Cataluña de 2017» porque eso les permite moverse «en la tensión y el enfrentamiento». «Dejaron de hacer política en Cataluña y por eso los catalanes te dieron por perdido», sentenció.

A su vez, el presidente del grupo Unidas Podemos, Jaume Asens, acusó en su discurso a Vox, a la que acusó de mantener posiciones propias de las defendidas por los nazis, y al PP, que atribuyó a los de Feijóo el bloqueo del CGPJ, el cuerpo en el que se «atrincheran» porque creen que el poder es suyo.

ERC QUIERE CAMBIAR LAS PERTURBACIONES

Por su parte, Carolina Telechea, de Esquerra, celebró que el PSOE hubiera apostado por la derogación de la sedición, protegiendo así la libertad de expresión y el derecho de reunión: “Se posicionó al final de los estándares europeos”, apunta Fora.

Evidentemente, respecto al nuevo delito de desorden público agravado, indicó que lucharán para que esté bien tipificado y que, por tanto, la violencia sea necesaria, y agregó que su tipificación hace que los tribunales tengan menos espacio para interpretar la norma.

Rechazadas en su totalidad las enmiendas, el siguiente paso en la tramitación expresa de esta reforma del Código Penal será la presentación de las enmiendas a los artículos el próximo 9 de diciembre, y allí se verá si algún grupo parlamentario se compromete a tomar la oportunidad de modificar también el delito de malversación de fondos, tal y como ha señalado ERC.