La Fiscalía pide a la AN que investigue la comercialización de un producto médico que provocó pérdida de visión

La Fiscalía pide a la AN que investigue la comercialización de un producto médico que provocó pérdida de visión

MADRID, 31 de enero (EUROPA PRESS)-

La Fiscalía pidió a la Audiencia Nacional que investigue a varias empresas alemanas que fabricaban y comercializaban el producto médico Ala Octa, aplicado en operaciones de retina, y que producía pérdida de visión y otros efectos adversos en los pacientes a los que se aplicaba.

La vicefiscal de la Audiencia Nacional, Marta Durantez, interpuso una denuncia en la que pide al juzgado que recoja de los centros sanitarios que comunicaron incidentes con el producto Ala Octa los datos de los pacientes que sufrieron lesiones, considerando su declaración como perjudicada por la oferta de acciones.

Además, el fiscal solicita que, una vez determinadas las personas jurídicas presuntos responsables, se requiera un organigrama para determinar las personas físicas que podrían ser responsables. Por último, solicita que los corresponsales sospechosos sean interrogados ante los tribunales.

El Ministerio Público entiende que los hechos denunciados pueden constituir delitos contra la salud pública por la fabricación, importación, suministro, intermediación, comercialización, oferta o comercialización del producto médico Ala Octa y lesiones graves.

El Ministerio Público asegura que “el producto provocó efectos adversos para la salud de los pacientes a quienes se les administró, como amaurosis (situación de no percepción de la luz en el ojo operado), atrofia del nervio óptico (atrofia óptica), retina necrosis y fenómenos de oclusión vascular retiniana con posible recubrimiento de la pared de los vasos sanguíneos retinianos, tanto arteriales como venosos.

“La investigación del producto encontró la existencia de deficiencias de fabricación y deficiencias en los controles de seguridad de las materias primas y lotes fabricados. Fue utilizado por el sistema sanitario español en 28 centros de salud, en 13 comunidades autónomas, con un total de 125 casos notificados”, añade.

Las empresas que habrían vendido el producto son, según el Ministerio Público, Alamedics GmbH & Co.KG y BSI Group Deutschland y la empresa barcelonesa WM Bloss SA.