Presidente CGPJ llama «a rebelarse todos» si en algún momento se cita a declarar a algún juez en comisión parlamentaria

Presidente CGPJ llama «a rebelarse todos» si en algún momento se cita a declarar a algún juez en comisión parlamentaria

Dice que cuando hablamos de “lawfare” lo que se acusa es prevaricación judicial

BILBAO, 1 de diciembre (EUROPA PRESS)-

El presidente en funciones del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Vicente Guilarte, advirtió que, cuando se habla de «lawfare», lo que se «imputa» es «prevaricación judicial» y llamó a «todos a rebelarse». un juez es citado a declarar ante una comisión parlamentaria porque se trata de una “línea absolutamente roja”.

Guilarte hizo estas declaraciones en el acto de clausura del XXVI Congreso Nacional de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), que tuvo lugar en Bilbao.

En su intervención, tras felicitar a la APM por su Congreso, el presidente en funciones del CGJP afirmó que su actividad al frente del CGPJ está impulsada “por tres hilos conductores”, uno de los cuales es la defensa “a toda costa del sistema judicial”. proceso de carrera.» .

“Hay un panorama que se susurra en algunos lugares, viene, viene, no sabemos exactamente qué es pero creo que es una línea, no roja sino roja, muy roja”, advirtió. En concreto, se refirió a que un juez fue citado a declarar ante una comisión parlamentaria e indicó que, cuando se refieren a “lawfare”, están hablando de “malversación”. “No se atreven a decir lo que dicen de ‘lawfare’, pero lo que acusan es, sin duda, prevaricación judicial”, aseguró.

«LÍNEA ROJA»

En su opinión, se trata de una línea «absolutamente roja» contra la que todos debemos rebelarnos «si en algún momento pretendemos llegar a ese punto».

“Creo que la defensa de la carrera judicial tiene que ser contundente y las asociaciones tienen un papel importante que jugar, si sucede, -esperamos que no-, para motivar a socios y no socios para que se produzca este choque, si es que eso sucede”, dijo.

RENOVACIÓN DEL CGPJ

Otro vector de su trabajo al frente del CGPJ es la renovación del Consejo General del Poder Judicial y se refirió a las llamadas que reciben para su renovación, cuando, según afirmó, «no son las causas» ni «los agentes de renovación.

“Quienes incumplen no pueden exigir ninguna conducta a quienes sufren incumplimientos, pregunten a quienes incumplen, ya tenemos bastante con estar aquí tratando de aguantar esto, tratando de seguir defendiendo la carrera judicial frente a estas situaciones que se intuyen, estos ataques evidentes que parecen susurrados, que van y vienen y nunca llegan a concretarse”, afirmó.

Por ello, ha indicado que a los miembros del CGPJ no se les puede pedir «mayor actividad» en esta renovación de la que pueden realizar y, sobre todo, ha pedido que no se les «amoneste» porque, según insistió: «No son la causa». «.

Sin embargo, afirmó que una cosa es renovar, que “es importante”, pero cree que tan importante como renovar es que “no se perpetúe la situación que lleva tantos años”.

Vicente Guilarte afirmó que la renovación del Consejo en los términos actuales “parece que requeriría militancia por parte de los 20 miembros en los que se materializaría esa renovación”. “Y esto perpetuaría el problema que antes no existía, esa bipolarización política que está ocurriendo ahora”, afirmó.

El presidente en funciones del CGPJ afirmó que incidir en el nombramiento de 20 personas en los términos propuestos como “10 militantes tú y 10 yo, porque requerirán cierta militancia”, lo considera “pan para hoy y hambre para mañana”. » .

Vicente Guilarte aseguró que propuso una fórmula para evitarlo que viene “ofreciendo” desde hace tiempo, aunque “nadie le hace caso”.

Según afirmó, “si el interés que hoy existe es un interés político en tener el Consejo bajo control”, entiende que nadie “hará caso” a esta propuesta que, en su opinión, “es la forma de defender la absoluta independencia judicial «.

“En cierta medida también nos vimos obligados a ayudar a esta bipolarización, que aquí se da en gran medida por razones mediáticas, la del bloque conservador, la del bloque progresista (…) Intenté ser el grupo mixto y te dan los dos lados, es peor . Es mejor hacer cola en una cuadra u otra, según vengan”, afirmó.

Según indicó, su fórmula consiste básicamente en “el órgano de gobierno de los jueces, el gobierno de los jueces debe otorgarse directamente a los jueces”, pero en lo que parece “razonable que se otorgue, en cargos de gobierno”.

A su juicio, todos los cargos de gobierno deberían ser elegidos directamente por los jueces y los Tribunales Superiores de Justicia por “los jueces de la comunidad autónoma, y ​​las audiencias provinciales por los jueces de la provincia y de las cámaras, en el nombramiento de las presidencias, por los miembros de cada sala”. «.

«Yo creo que con esto, de alguna manera, se aplacaría el deseo, el deseo legítimo de los jueces de intervenir en su gobierno, pero creo que sólo debe ser en su gobierno y esta es la forma más directa de hacerlo». «, dijo. Guilarte destacó que reconoció que se sorprendió mucho cuando comenzaron a postular a los presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia porque «no conocía bien los criterios y qué méritos y capacidad son necesarios para elegirlos».

En este sentido, cree que no hay nadie mejor que los propios jueces del territorio para designar al presidente de un Tribunal Superior de Justicia y “sin la intermediación del Consejo, lo que sin duda desvirtúa la legítima voluntad de los jueces del territorio de nombrar a quien ellos quieran”. Creo que es lo mejor para practicar”. “Está claro que de hacerlo Celso sería presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y Juanma habría sido presidente del suyo”, añadió.

Guilarte indicó que quedaría “el gran problema, el dulce político” que sería el Tribunal Supremo y cree que la forma en la que sus miembros son designados por el Consejo “no resiste hoy una valoración objetiva”.

Según afirmó, la fórmula no es difícil y cree que cada juez, desde el principio, “sabe cuáles son los criterios para ser juez del Supremo Tribunal Federal y “cómo se evaluarán sus méritos”.

«Esto es fundamental. Primero, designar las pautas para evaluar méritos y capacidades. Y luego, quien evalúa esto es un tribunal especializado, obviamente dependiente del Consejo, presidido por alguien del Consejo, con un juez de la Corte Suprema, con «Un abogado del Estado, con turno rotativo para evitar cualquier contaminación. Objetivamente, de esta manera se elegiría a los mejores en mérito y capacidad comprobada, sin lugar a dudas», agregó.

En su opinión, es una fórmula que se puede utilizar y supondría “reducir el problema de ser una elección parlamentaria o una elección corporativa, porque ya no sería tan importante atraer diputados”.

La tercera “directriz” de su actividad es “mantener una cierta neutralidad política”. En su opinión, la independencia judicial va “en ambos sentidos”. No quiero que se metan en nuestros asuntos, para decirlo simplemente, pero tampoco quiero meterme en los de ellos”, añadió.

En este sentido, indicó que, cuando se le pregunta sobre qué hará el Gobierno con el fiscal general del Estado, Álvaro García Ortiz, tras el informe del CGPJ contrario a su renovación en el cargo, responde que es algo que se debería preguntar al Ejecutivo. y no “opinar sobre lo que hará el Gobierno o lo que debería hacer el Gobierno”.

Guilarte reconoció que no es fácil mantener esa neutralidad, en un momento «en el que la política forma parte de nuestra profesión». Como señaló, es algo que intenta porque quiere que “suceda lo mismo en la dirección opuesta”.