PSOE y Junts celebran mañana su primera reunión con verificador con el reconocimiento nacional de Cataluña sobre la mesa

PSOE y Junts celebran mañana su primera reunión con verificador con el reconocimiento nacional de Cataluña sobre la mesa

También discutirán con esta comunidad el supuesto déficit fiscal del Estado

MADRID, 1 de diciembre (EUROPA PRESS)-

PSOE y Junts celebrarán este sábado su primera reunión después de que ambos partidos firmaran un acuerdo de investidura, que incluye una ley de amnistía para los implicados en el procés y permitió la reelección de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Sobre la mesa estará la cuestión del reconocimiento nacional de Cataluña y el supuesto déficit fiscal del Estado con esta comunidad.

Aunque ninguna de las partes quiso confirmar los detalles de la reunión, se espera que tenga lugar en Ginebra (Suiza) y que el Centro Henry Dunant para el Diálogo Humanitario, la misma organización que participó en las negociaciones para acabar con ETA, ejerza el poder. papel de verificador internacional impuesto por los independentistas. Fuentes consultadas por Europa Press señalan que entre ambos equipos reina la «desconfianza».

El acuerdo firmado a principios de noviembre en Bruselas por ambas partes estipulaba que la primera reunión de negociación debía tener lugar ese mismo mes, aunque finalmente tuvo lugar unos días después, después de que ambas partes hubieran acordado sus agendas.

Respecto al reconocimiento nacional de Cataluña, ambos partidos dejaron por escrito que Junts solicitará la celebración de un referéndum de autodeterminación «amparado por el artículo 92 de la Constitución», según el texto, mientras que el PSOE prefiere el desarrollo del Estatuto de Cataluña 2006 “así como la plena implantación y respeto de las instituciones de autogobierno y de la singularidad institucional, cultural y lingüística de Cataluña”.

JUNTS PIDE TRASPASO DE TODOS LOS IMPUESTOS

Respecto al déficit, Junts exigirá una modificación de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas que establece la «singularidad» de Cataluña y facilita la transferencia del 100% de todos los impuestos pagados en Cataluña, una fórmula similar a la que ya rige en el País Vasco País .

Los socialistas apuestan, no obstante, por mantener un «diálogo único» sobre el modelo de financiación con Cataluña y también por promover el regreso a esta región de las sedes de empresas que cambiaron de ubicación con motivo del proceso independentista de 2017.

La delegación socialista estará encabezada por el secretario de Organización, Santos Cerdán, mientras que por el lado de los posconvergentes estarán el secretario general, Jordi Turull, la portavoz del Congreso, Miriam Nogueras, y el expresidente, Carles Puigdemont. Quien está en el caso ejecutado podría comparecer ante la justicia española desde 2017. Son las mismas personas que llevaron a cabo las negociaciones en Bruselas para cerrar el acuerdo de investidura.

OPACIDAD

A finales de la semana pasada, fuentes del PSOE indicaron que la reunión tendría lugar en esta ciudad suiza y que el verificador sería una organización con experiencia en labores de mediación. Sin embargo, días después, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, evitó confirmar el lugar donde se produciría, aunque indicó que en su momento se revelaría la identidad del mediador.

Desde el Centro Henry Dunant, en conversación telefónica con Europa Press, rechazaron pronunciarse sobre la reunión del PSOE Junts, aunque no negaron que se desarrollará este sábado bajo su supervisión.

Este mismo viernes, la ministra de Presidencia, Justicia y Relaciones con las Cortes también evitó dar detalles sobre la reunión y mantuvo el mantra que repiten en el PSOE: «discrecionalidad en las negociaciones y transparencia en los acuerdos».

Bajo estricta discreción, Junts añade además que no está previsto comparecer ni enviar ningún comunicado tras la reunión.

PUIGDEMONT PONE PRESIÓN

En los días previos a la reunión, Puigdemont aumentó la presión sobre los socialistas, que necesitan los votos de Junts en cada votación que pretenden dar en el Congreso, para sostener la legislatura.

El expresidente catalán afirmó que estaría dispuesto a apoyar una moción de censura con el PP si los socialistas no cumplen sus compromisos, aunque el PSOE rápidamente respondió que cumplen con lo que se comprometen.

Además, este viernes advirtió que no caerá «en la trampa de actuar y decidir basándose en la presión» y lanzó un mensaje ofensivo a los jueces al resaltar que «los cuervos vestidos se mueven y muestran sus garras y colmillos». «frente a las aspiraciones de independencia.