Unidas Podemos y PSOE ajustan su reforma del delito de desórdenes públicos para proteger la protesta pacífica

Unidas Podemos y PSOE ajustan su reforma del delito de desórdenes públicos para proteger la protesta pacífica

También aprovechan para aumentar las sanciones a los empresarios que irrespeten los derechos laborales de forma reiterada

Santander, 9 de diciembre (Diario de Cantabria) –

Unidas Podemos llegó a un acuerdo con el PSOE para modificar su iniciativa conjunta de reforma del delito de desórdenes públicos para que el nuevo artículo 557 bis del Código Penal no sirva de excusa para proseguir la protesta social, subrayando que sólo se aplicará en caso de violencia e intimidación.

De esta forma, los morados consideran que la movilización civil pacífica se blinda en la nueva modalidad de desórdenes públicos agravados, incluida en la reforma para revocar el delito de sedición, aunque incluso aspiran a reforzar aún más las garantías de protesta.

También se modificará el artículo 311 para reforzar los derechos de los trabajadores y evitar que queden impunes las infracciones reiteradas a la legislación laboral, aumentando las sanciones a los empresarios que incurran en estos casos con el fin de fortalecer los derechos de los trabajadores.

Así lo han dicho en rueda de prensa el presidente del grupo parlamentario confederal en el Congreso, Jaume Asens, el portavoz del grupo, Pablo Echenique, y la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, en un mensaje en las redes para detallar las enmiendas. que, junto con el PSOE, se mostró conforme con el proyecto de ley que se está debatiendo en el Congreso.

LA PROTESTA SOCIAL NO SE LIMITARÁ

En cuanto a la protesta social, Asens destacó que el artículo 557 bis fue aprobado por el PP en 2015, con el voto en contra de su formación y del PSOE, y que en la práctica era una puerta abierta para ir en contra de la “protesta pacífica”.

De esta forma, explicó que si bien aspiran a la derogación de esta disposición, ya lograron pactar con su pareja un retoque del texto para “no realizar acciones de protesta sin violencia e intimidación”. Y es que ahora se alude genéricamente, dentro del tipo de infracciones por alteración de la convivencia pública, a las penas de uno a seis años cuando se altere la convivencia pública en manifestaciones o reuniones.

Por otro lado, Echenique explicó que se ha avanzado en la protección del “derecho constitucional a la manifestación pacífica” y que el nuevo delito de desórdenes públicos no limita el ejercicio de manifestación y movilización.

No obstante, Asens ha explicado que se incrementan las sanciones a los empresarios que incumplan sistemáticamente la legislación laboral y les impiden, a su juicio, quedar impunes, ya que «es más gratificante pagar la multa que cumplir la ley».