Dos heridos en un nuevo ataque armado mapuche en la Araucanía chilena

Dos heridos en un nuevo ataque armado mapuche en la Araucanía chilena


MADRID, 17 de septiembre (EUROPA PRESS)-

Dos campesinos resultaron heridos de bala y sus casas fueron incendiadas, en lo que es el segundo ataque de sujetos armados en menos de 24 horas en la región chilena de la Araucanía.

El ataque ocurrió este sábado en la comuna de Angol, en la provincia de Malleco. Un grupo de encapuchados invadió la finca y atacó a los dos propietarios, quemando la casa y dos vehículos antes de huir.

Los heridos fueron atendidos por agentes policiales y posteriormente por profesionales de la salud, quienes los trasladaron a un centro médico, dijo el teniente coronel de Carabineros César Leiva, citado por ‘El Mercurio.

En el lugar del ataque fue encontrada una pancarta con un mensaje alusivo a la causa mapuche. La noche anterior fueron incendiados un granero y cuatro camiones.

El Gobierno ya ha condenado este acto “extremadamente violento y cruel”. La ministra del Interior, Carolina Tohá, destacó la “necesidad muy importante de construir un camino que nos lleve a la paz, que nos dé caminos a la justicia que no estén basados ​​en la violencia, que estén basados ​​en el respeto”.

“Como Gobierno vamos a tomar todas las medidas, primero, para aclarar esto y, segundo, para reforzar la seguridad en la zona, y como venimos diciendo desde hace unas semanas, para que algunos de los dispositivos con los que se aplica el Estado de Excepción , se puede reforzar y fortalecer”, añadió el ministro.

Tohá también recordó que están “tratando en el Congreso una nueva legislación antiterrorista que nos permitirá en el futuro afrontar ataques de esta naturaleza con regulaciones de este tipo”. “Esperamos que esto llegue y genere acuerdos para que de este debate surja una nueva ley”, afirmó.

La Araucanía es la región chilena con mayor concentración del pueblo indígena mapuche, que lleva años reclamando la devolución de sus tierras ancestrales y denunciando acoso por parte del Ejecutivo.

Las autoridades han negado reiteradamente estas acusaciones y, por el contrario, han señalado a los indígenas como los responsables de numerosos incidentes violentos en la zona, como ataques a fincas y a sus propietarios.