Local  

Archivan una denuncia a un guardia civil por usar su placa para no pagar en un burdel

Archivan una denuncia a un guardia civil por usar su placa para no pagar en un burdel

Y un juez pide informe a la Comandancia tras denuncia contra el coronel por no investigar este hecho, un posible delito de extorsión

SANTANDER, 29 (PRENSA EUROPA)

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Santander ha archivado provisionalmente la denuncia presentada contra un guardia civil cántabro por un presunto delito de extorsión, ya que había utilizado su placa para no pagar en un prostíbulo de la región, proceso al que fue sometido de un recurso de apelación por parte de los denunciantes.

Mientras tanto, el magistrado del órgano judicial número 5 acordó iniciar un proceso indefinido y trasladar información al Ministerio Público para informar sobre la admisión a trámite de otra denuncia relacionada con los hechos anteriores, dirigida contra el coronel jefe de Benemérita en la comunidad autónoma. por no investigarlos.

Como consecuencia de estas actuaciones, y de acuerdo con el dictamen del Ministerio Público, el juez solicitó al Comando que en el plazo de diez días se pronunciara sobre esta denuncia y sobre la supuesta omisión del deber de perseguir los delitos, y enviara una copia de los archivos creados con motivo de estos hechos.

Así consta en una sentencia y varios documentos, a los que tuvo acceso Europa Press, así como las denuncias relativas a estos hechos, de las que también informaron a esta agencia fuentes jurídicas y los denunciantes, el Sindicato de la Policía. .

Las resoluciones judiciales fueron emitidas por los dos magistrados en lo que va del mes, y las denuncias fueron presentadas a mediados de julio.

Uno de ellos fue contra el agente, que pertenecía al Grupo de Tráfico, y que presuntamente se identificó como tal para que le devolvieran 50 euros pagados en un club de alterne de la comunidad autónoma -La Nueva Borgia de Heras, en Medio Cudeyo-. “Por qué no quedó satisfecho con los servicios brindados” por la mujer que lo atendió en el otoño del año pasado.

La denuncia de estos hechos recayó, según el turno de distribución, en el Juzgado número 1, presidido por Jaime Parra, quien concluyó en sentencia que “con base en lo hecho, se descarta la autoría del delito que dio origen a la formación del caso”, de ahí el archivo provisional del mismo, si bien fue objeto de recurso por parte del grupo profesional -el recurso fue admitido a trámite-.

Y la segunda denuncia, que recayó en el Juzgado de Instrucción 5, se presentó contra el coronel jefe de la Guardia Civil de Cantabria, Antonio Orantos, por presunta omisión del deber de perseguir delitos -investigando el dinero que reclamaba el pago efectuado en el burdel. -.

Este problema se extendió también a la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, y al teniente general Félix Jesús Blázquez González, nombrado en mayo para el Mando de Operaciones de la Dirección General de la Guardia Civil de Madrid, al que pertenece el Comando de la región.

La magistrada titular de ese Juzgado, Mercedes Compostizo, acordó iniciar el proceso indeterminado y notificar al Ministerio Público para informar sobre la admisión a trámite de la denuncia y, en este caso, sobre el tribunal competente, el procedimiento a seguir y los trámites. para ser seguido. ser seguido.

En el marco de estas actuaciones, solicitó a la Comandancia de la Guardia Civil de Cantabria que informara de esta denuncia y remitiera copia de los procesos relativos a estos hechos.

Y aunque como consecuencia de todas estas actuaciones hubo orden del Juzgado número 1 -responsable del presunto delito de extorsión- archivando provisionalmente la denuncia por supuesta omisión del deber de investigación -que correspondía al juez número 5-, fuentes judiciales Explicó a este organismo que se trataría de un error producto de problemas de registro, donde se duplicarían los procesos, lo que llegaría a dos órganos judiciales diferentes.