Local  

El proyecto para reordenar la planta baja del Mercado de la Esperanza se licitará por 863.600 euros

El proyecto para reordenar la planta baja del Mercado de la Esperanza se licitará por 863.600 euros

SANTANDER, 29 de enero (EUROPA PRESS)-

El Ayuntamiento de Santander ha aprobado este lunes el proyecto técnico de ordenamiento parcial de la planta baja del Mercado de la Esperanza, con un presupuesto base de concurso de 863.650 euros y un plazo de cinco meses.

Las obras optimizarán las condiciones laborales de los comerciantes y su capacidad para prestar un mejor servicio, ampliando además el abanico de actividades de dinamización social que este espacio puede albergar.

Las obras mejorarán la planta baja, especialmente los espacios comunes, concretamente el puesto de seguridad municipal y la sala de reuniones de la Asociación de Comerciantes, así como los aseos y vestuarios de los empleados del mercado y los aseos públicos.

Además, se creará una sala de cocina polivalente donde realizar actividades grupales y también se creará un nuevo almacén general para comerciantes.

En un comunicado, el concejal de Comercio y Mercados, Álvaro Lavín, ha recordado que se trata de una actuación que se financiará dentro del ámbito de las ayudas de apoyo a los mercados del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, del que se ha beneficiado. con el proyecto ‘Comércio de Santander. Camino a la excelencia’.

Lavín indicó que el objetivo es que la renovación concluya en verano y destacó que el proyecto, que los comerciantes ya conocen a través de la asociación, es una muestra «del proceso de mejora permanente que se está desarrollando en los mercados, valorándolos. y valorando su actividad”.

El concejal indicó que en este primer trimestre también está previsto presentar las conclusiones del estudio de alternativas de futuro para este mercado, que servirán de orientación «sobre lo que deberá ser» cuando finalicen las actuales concesiones en 2032.

MERCADO DE LA ESPERANZA

El Mercado de la Esperanza fue diseñado por los arquitectos Eduardo Reynals y Juan Moya en 1897. Su importancia arquitectónica e histórica radica en que es uno de los grandes y raros ejemplos de arquitectura del hierro del siglo XIX conservados en España.

Fue inaugurado el 10 de abril de 1904 y sus creadores obtuvieron la Medalla de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Actualmente es el mercado de este tipo más grande de Cantabria, dedicado principalmente a la alimentación.

La planta baja está dedicada a la venta de pescados y mariscos, mientras que la planta superior está dedicada a la venta de carnes, lácteos, frutas y verduras.