Local  

Familiares del acusado de abusar de su sobrina lo ven «imposible» porque «nunca» estaban solos

Familiares del acusado de abusar de su sobrina lo ven «imposible» porque «nunca» estaban solos

Su familia también señala el motivo económico de la denuncia y el abuelo paterno señala el materno, ya que era quien limpiaba al niño.

SANTANDER, 29 de noviembre. (PRENSA EUROPA) –

Familiares del hombre acusado de abusar sexualmente de su sobrina desde que tenía tres años consideran “imposibles” los hechos denunciados porque el hombre y la niña “nunca” estuvieron solos, como tampoco lo estuvieron los demás familiares, al igual que la niña “nunca” solos y “siempre” acompañados de sus padres o abuelos maternos.

El hecho lo han manifestado este miércoles varios testigos de la defensa en la segunda sesión del juicio que se desarrolla en la Audiencia Provincial de Cantabria contra el acusado, que se enfrenta a ocho años de prisión y 10.000 euros de indemnización solicitada por el fiscal.

Según la acusación, los hechos se produjeron cuando la niña -que vive en Barcelona- se iba de vacaciones a casa de sus abuelos, en Cantabria, y el acusado aprovechaba esas estancias para tocarla mientras la bañaba o le cambiaba el pañal y el pijama. .

Esta parte también señala en su escrito que incluso introdujo sus dedos en su vagina el día de su comunión, cuando ella tenía nueve años y, con la excusa de darle un regalo, la llevó al cuarto donde estaba. quedarse. abusar de ella.

SEÑALARAN RAZONES ECONÓMICAS Y DEL ABUELO MATERNAL

Personas cercanas al acusado, que al inicio de la vista negaron los hechos y atribuyeron la denuncia a motivos económicos -el Ministerio Fiscal pide 100.000 euros por el daño moral causado, además de doce años de prisión- coincidieron con él sobre este último.

Así, el padre de la acusada aludió a los intereses del «dinero» que tendría su otro hijo, el padre de la niña, y por el que no pondría la «mano en el fuego», aunque lo hizo. luego para los que se sentaron en el banquillo. “Lo único que hizo fue hacernos sentir mal y destrozarle la vida a mi hijo”, lamentó.

Este hombre no cree que su hijo cometiera los hechos denunciados e incluso señaló a su abuelo materno, afirmando que él fue el encargado de preparar al niño: “El que se encargó de criar al niño fue el abuelo de Barcelona, » él dijo.

Entre otras cosas, se refirió al momento en que fueron informados del presunto abuso, y expresó al respecto que fue como si él y su esposa hubieran «sido apuñalados con un puñal», mientras -comparó- a su nuera -La ley (y madre de la niña) estaba “sonriendo” porque, según sus palabras, les habían “cargado la mochila”.

En relación a los hechos investigados, que calificó de “película”, el padre del acusado negó que su hijo y su nieta hubieran coincidido la noche en que ocurrió el primer episodio, según el relato de la joven. -tiene ahora 19 años- y lo que confirmó ante el tribunal.

Tampoco recuerda haberle visto bañar ni bañar a la niña, ni en su casa ni en la del acusado, y «no tanto» cuando el hijo estaba solo con ella, ya que la niña estaba siempre con sus padres. “Nunca pudimos atrapar al ternero solos”, concluyó. Y respecto al día de la comunión, afirmó que luego de la celebración llevó a su nieta a jugar al parque, lo que contrasta con la versión de la niña.

El otro abuelo, el materno, que prestó testimonio vía videoconferencia, dijo recordar que si bien “normalmente” eran las abuelas las que cuidaban y atendían a la menor, el acusado era “muy cariñoso” con ella y “a veces” la llevaba. a casa para ducharse y cambiarse, por ejemplo, después de nadar en la piscina, a lo que ella – contrasta – «se negó: no quería quedárselo».

ES IMPOSIBLE, NUNCA HAN ESTADO SOLOS

A mulher do arguido garantiu que é «muito claro» que é «impossível» que os factos relatados tenham acontecido, porque o marido e a sobrinha «nunca» estiveram «sozinhos», nem a menina, que «nunca» esteve sem seus pais ou abuelos maternos.

Detalló que la menor había estado “cuatro veces” en su casa y se duchó allí en “dos” ocasiones, pero con su hijo pequeño y en presencia de los dos adultos. Y luego de salir del baño, ella era la encargada de secarle el cabello, peinarla y vestirla.

Respecto a la relación del acusado con el hermano y el padre del denunciante, este testigo también indicó que era “prácticamente inexistente”, ya que ellos “nunca” tuvieron “ninguno” ni se llevaban “bien”, aunque compartían familia. celebraciones. .

Su marido destacó que era «muy joven» y expresó que el nacimiento del niño fue «una locura», porque era su primera sobrina, negando en todo caso que hubiera habido problemas con los pequeños de la familia, pero «la opuesto».

El día de la comunión indicó que después de la comida “todos” se dirigieron a los apartamentos familiares, indicando que la niña estaba “enojada” porque quería ir al parque y “nadie la llevó”, a lo que su madre y su abuelo estuvo de acuerdo, según lo corroboró una hermana de este último que también declaró.

DUDAS PORQUE LOS HECHOS REPORTADOS Y LAS FANTASÍAS DE LA NIÑA NO SE ADAPTAN

En la audiencia también estuvo presente una prima del acusado, que no mantiene relación con él desde hace “mucho tiempo”, quien afirmó que descubrió que la niña había sufrido abusos “por parte de un familiar” y “además de bullying”. ”, a través de una llamada telefónica de la madre del menor, quien no dio mayores detalles y lo consideró “nervioso”.

Y aunque inicialmente lo creyó, con el tiempo tuvo «dudas» sobre cosas que «no eran asunto suyo», como, por ejemplo, que la madre de la víctima «siempre se quejaba» de no conocer ni ver al acusado cuando llegó a Cantabria. .

Respecto a la comunión, también manifestó que la niña iba al parque con su abuelo paterno, por lo que lo que relató no “coincide en nada” con lo vivido ese día. “Ciertamente no fue eso”, concluyó.

También coincidió en que los dos hermanos no se llevaban bien como tales, «ni de adultos ni de niños», y que su relación no ha sido «fluida», sino más bien «mala». La víctima aludió a “problemas” que le dijeron que tenía en la escuela y le llamó la atención un comentario que hizo en una ocasión acerca de que “nunca tuvo” amigos “porque siempre estaba con sus padres y abuelos. , es decir, rodeado de adultos.

Otro familiar -la esposa del cuñado del acusado- indicó que la menor y su familia «rara vez» venían a Cantabria y que los familiares de aquí no «tocaban» a la niña, porque su familia materna era «siempre» responsable por cuidarla..

Por ello, también considera que el imputado y el denunciante «nunca» estuvieron solos, de lo que destacó sus «fantasías», como las que expresó durante una comida en la que dijo que «su abuelo paterno tenía que comprarle un descapotable». “Da 1.500 euros al mes y paga los estudios”, lo que a su juicio refleja una “obsesión por el dinero”, especialmente en una chica joven.

EL ACUSADO BESÓ LA BOCA A SU SOBRINA

En la segunda sesión del juicio, que se prolonga hasta el viernes en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria, también comparecieron dos testigos de cargo particular.

Entre ellos, una prima de la madre de la víctima que una vez se fue de vacaciones con ellos a Cantabria y que afirmó que al acusado “le gustaban mucho los niños”.

Ao longo do caminho, acrescentou que o viu “muito envolvido” com os pequenos da família, “especialmente” com a sobrinha, com quem brincava na casa da família e também a levava para casa, apesar de ela ter dito que ele “ não» queria ir.

Y así como declararon otros testigos en la primera sesión del juicio, también lo vio besar a la niña “en la boca”. “Es un hábito que nosotros no tenemos, ellos sí”, dijo.

La audiencia continúa este jueves con prueba pericial.