Salud  

Apoyo a familiares víctimas en tragedias

Apoyo a familiares víctimas en tragedias


José F. Sánchez |

Madrid (EFE).- Acompañar, escuchar y estabilizar emocionalmente a los familiares de las víctimas para que inicien su duelo. El equipo de psicólogas del servicio de urgencias Summa 112 de la Comunidad de Madrid tiene a su cargo a seis profesionales que atienden los sucesos más «traumáticos».

Realizan «monitoreo activo», como les gusta llamarlo; una tarea menos visible que la que realizaban en el momento del hecho policías, médicos y bomberos, pero igual de fundamental que la de ellos.

El fatal accidente que mató el pasado fin de semana a cuatro personas en una boda gitana en Torrejón de Ardoz (Madrid) o el incendio ocurrido hace un mes en Alcorcón (Madrid) que mató a dos hermanos de 5 y 9 meses son algunas de las últimas tragedias en la que participaron.

Una ambulancia en un acto en Madrid. EFE/Luca Piergiovanni

Cristina Fernández-Belinchón es una de las seis psicólogas que, desde 2019, integran la Unidad de Atención Psicológica Summa 112 de la Comunidad de Madrid, donde, entre otras víctimas mortales, también tuvieron que intervenir por fallecimientos relacionados con la COVID-19.

En una entrevista con EFE explica que su intervención se limita a muertes especialmente traumáticas, como las que afectan a menores, los suicidios y los Incidentes de Víctimas Múltiples (MIV), o los casos de abusos y agresiones sexuales.

Sus pacientes son los familiares y allegados de las víctimas, que suelen mostrarse «atónitos», manifestando «ira, rabia, negación, culpa o ‘shock'», las reacciones emocionales más habituales tras ser sacudidos por este tipo de sucesos.

Incendio en Alcorcón (Madrid)

Hace apenas un mes, el 6 de octubre, recibió un aviso de turno por un incendio en un edificio de la localidad madrileña de Alcorcón. Todavía no sabía que esta intervención quedaría grabada en su retina de por vida.

Su trabajo se centró en cuidar a un padre desesperado que acababa de salir de casa cuando se inició un incendio y humo, dejando a su esposa y dos hijos, de 5 años y 9 meses, atrapados dentro de la casa. 🇧🇷

Mientras los bomberos trataban de rescatarlos, Cristina alivió la desesperación de un padre que no podía hacer nada por su familia. Al final, los sanitarios Summa 112 salvaron la vida de su mujer, pero los dos menores fallecieron, el mayor tras el incidente y el bebé, en el hospital.

Durante esos minutos, Cristina se concentró en disminuir la «incertidumbre» -no le gusta la palabra «tranquilizar»- que sentía este hombre, a quien trató de brindar información valiosa.

Eventos con múltiples víctimas

Los llamados “Incidentes con Múltiples Víctimas”, conocidos en la jerga de las emergencias por las siglas IMV, están grabados en la memoria de testigos, familiares y profesionales involucrados, incluidos los psicólogos de emergencias.

En hechos como el cuádruple atropello mortal ocurrido el pasado fin de semana tras una boda gitana celebrada en otro municipio madrileño, Torrejón de Ardoz, con diez personas heridas, decenas de personas podrían sufrir ataques de ansiedad o que por cualquier otro motivo necesitan urgencia atención psicológica.

En estos casos, como menciona Cristina, es fundamental la “coordinación” con otros equipos de emergencia, especialmente con la Policía, encargada de la seguridad en la actuación de los demás intervinientes, además de dar las “peores” noticias a los familiares.

Psicólogo de urgencias, su trabajo en eventos
Una ambulancia en un acto en Madrid. EFE/Comunidad de Madrid

«Soporte activo»

Si Cristina tuviera que definir la función del psicólogo de urgencias, lo haría con el concepto de “seguimiento activo”, ya que su labor no solo busca estar al lado de “otras” víctimas, familiares y allegados, sino también de tratar de hacer que libere sus emociones, cuando la incredulidad y el «shock» estallan al escuchar las peores noticias.

“Además de estar junto a los pacientes, os informamos que intentaremos que expresen sus emociones, siempre respetando su espacio y tiempo”, detalla la psicóloga de Summa 112.

La intervención de Cristina y sus compañeros puede durar unos minutos o varias horas y va desde que se recibe la notificación del hecho, al que acuden junto a sus compañeros médicos, enfermeras y técnicos de urgencias, hasta los familiares de las víctimas. una cierta “estabilidad emocional” y, naturalmente, puede confiar en otros familiares o conocidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.