Salud  

El consumo de ultraprocesados se asocia con el deterioro cognitivo

El consumo de ultraprocesados se asocia con el deterioro cognitivo


Redacción Científica (EFE).- Los alimentos ultraprocesados ​​se han asociado con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares u obesidad, pero su consumo también puede estar asociado a problemas cognitivos.

Una investigación publicada por la revista Jama y dirigida por científicos brasileños analizó un grupo de 10 775 adultos y descubrió que un mayor porcentaje de consumo diario de energía proveniente de alimentos ultraprocesados ​​se asoció con una tasa 28 % más alta de deterioro cognitivo global que aquellos que consumían menos. .

Los participantes tenían entre 35 y 74 años, con una edad promedio de 51,6 años, el 54,6% eran mujeres y el grupo fue seguido durante una medición de ocho años.

Deterioro cognitivo más rápido para personas con mayor consumo de alimentos ultraprocesados

Las personas que afirmaban consumir alimentos ultraprocesados ​​por encima del 19,9 % de las calorías diarias tenían una tasa de deterioro cognitivo global un 28 % más rápida que las que afirmaban consumir menos.

Además, tenían una tasa de disminución de la función ejecutiva un 25 % más rápida en comparación con quienes reportaron consumir este tipo de alimentos menos o igual al 19,9 % de las calorías diarias, indica el estudio.

Los cambios en el rendimiento cognitivo a lo largo del tiempo se evaluaron con pruebas de recuerdo inmediato y tardío de palabras, reconocimiento de palabras y fluidez verbal fonémica y semántica.

El equipo consideró que estos hallazgos respaldan las recomendaciones actuales de salud pública para limitar el consumo de alimentos ultraprocesados ​​debido a su daño potencial a la función cognitiva, así como al aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular y obesidad.

«La función cognitiva intacta es la clave para un envejecimiento exitoso», escriben los autores, y agregan que «limitar el consumo de alimentos ultraprocesados, especialmente en adultos de mediana edad, puede ser una forma eficaz de prevenir el deterioro cognitivo».