La Fundación Madrina alerta del aumento de la violencia que sufren las menores embarazadas en el entorno escolar

La Fundación Madrina alerta del aumento de la violencia que sufren las menores embarazadas en el entorno escolar

MADRID, 30 de enero (EUROPA PRESS)-

La Fundación Madrina alertó este martes del aumento de la violencia que sufren las menores embarazadas en el ámbito escolar debido a su maternidad adolescente.

“Como consecuencia, tienen mayores índices de reprobación y abandono que otros docentes”, destacó la entidad, con motivo de la Jornada Escolar de la No Violencia y la Paz, este 30 de enero.

En este sentido, la Fundación advirtió que “las adolescentes embarazadas sufren absentismo y fracaso académico, además de consecuencias psicológicas, como las consecuencias del acoso que sufren”. Así, se destacó que el 25% de las adolescentes embarazadas fueron víctimas de bullying o bullying, aumentando 10 puntos en los últimos 10 años.

Asimismo, la entidad explicó que un 20% más de madres adolescentes abandonan los estudios y un 25% más tienen peores calificaciones que el resto de sus compañeros. “El suicidio entre madres adolescentes ha aumentado un 25% en los últimos 10 años”, anotó.

Ante estas cifras, la Fundación Madrina recomienda reducir la ratio alumnos-profesor, “como en las zonas rurales donde las clases en sus escuelas son muy pequeñas, a veces 6 alumnos/profesor”. “Los estudiantes obtienen mejores resultados y no hay fracaso académico”, argumentó.

Por otro lado, aboga por adaptar los colegios “a las necesidades de las adolescentes embarazadas, ofreciendo guarderías en los colegios para mejorar el equilibrio entre lactancia, cuidado de los niños y estudios”.

Establecer protocolos escolares para prevenir y proteger a las adolescentes embarazadas contra el acoso escolar, la exclusión o el abandono escolar; reducir el “estigma social que sufren las menores embarazadas y normalizar su situación con más apoyo psicológico y social”; y brindar apoyo psicológico, emocional y social a las víctimas de acoso escolar, familiar y ciberacoso son otros compromisos.

También propone ofrecer apoyo escolar a estudiantes con dificultades académicas; educación de calidad que sea inclusiva y relevante para todos los estudiantes; y fomentar la comunicación y el trabajo conjunto entre familias de adolescentes más jóvenes, padres y maestros para garantizar que los estudiantes reciban el apoyo que necesitan para tener éxito en la escuela.

La entidad también quiere «restablecer» la figura independiente del Defensor del Menor en las diferentes comunidades autónomas, y reforzar los recursos y herramientas de las unidades policiales especializadas en la protección de adolescentes y menores, que se encuentran «especialmente vulnerables por la violencia. «que sufren con su pareja o familia.

Finalmente, se compromete a “trabajar para prevenir todo tipo de exclusión y acoso escolar, creando un entorno educativo inclusivo y respetuoso, fomentando los valores y el respeto desde edades tempranas”; realizar campañas de sensibilización sobre escuela, familia y ciberbullying; y promover el uso responsable de las redes sociales y la tecnología.